El Hospital General Universitario de Ciudad Real realiza por primera vez un test de oclusión vascular cerebral

síguenos en redes:
Puertollano Magazine

Ecoembes

08Julio 2024
El Hospital General Universitario de Ciudad Real realiza por primera vez un test de oclusión vascular cerebral
Es una prueba esencial para saber si una persona con un tumor en la cabeza o en el cuello o un aneurisma intracraneal que comprometen a una de las carótidas internas puede ser operada y es viable sacrificar una de estas arterias al intervenir el tumor sin que ello ponga en riesgo su salud neurológica y su vida.

La intervención la han realizado los doctores Antonio Pinar, José David Guio y María Rojo, de la Unidad de Radiología Vascular, con la colaboración del neurorradiólogo intervencionista del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona Carlos Castaño
La Unidad de Radiología Vascular del Hospital General Universitario de Ciudad Real, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha practicado por primera vez en su historia un test de oclusión vascular cerebral, intervención que constituye un hito importante para la medicina neurovascular en la región. 
 
La intervención la han realizado los doctores Antonio Pinar, José David Guio y María Rojo que contaron con la colaboración del neurorradiólogo intervencionista del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona Carlos Castaño Duque, reconocido por su amplia experiencia en este tipo de procedimientos, y de los profesionales de los servicios de Neurología y Anestesia del centro sanitario ciudadrealeño.
 
El test de oclusión es una prueba esencial para saber si una persona con un tumor en la cabeza o en el cuello o un aneurisma intracraneal que comprometen a una de las dos arterias carótidas internas puede ser operada. Se trata de evaluar la capacidad de compensación del flujo sanguíneo en el cerebro, es decir, determinar si se puede sacrificar una de estas arterias al intervenir el tumor sin que ello ponga en riesgo la salud neurológica y la vida del paciente.
 
Para ello se introduce un catéter desde la ingle con un balón coaxial por la carótida para bloquear el aporte de sangre en el punto donde se plantea la operación y “ver si el flujo por la otra arteria compensa: si no compensara no se podría operar, es imprescindible saberlo”, precisa Antonio Pinar, responsable de la Unidad de Radiología Vascular del Hospital General Universitario de Ciudad Real.
 
El test de oclusión se realiza con la participación de anestesistas y de neurólogos. El paciente está sedado pero consciente y mientras dura la prueba, una hora como máximo, “se le pide que hable, que identifique colores, que nos diga el nombre de sus hijos y familiares. Se trata de saber si está funcionando bien la circulación y no se producen déficits neurológicos que afecten al funcionamiento del cerebro. Si es así, ha destacado el doctor Pinar, significa que se puede quitar esa carótida durante la cirugía del tumor; en caso contrario no se puede intervenir”.
 
Esta intervención es un hito importante para el Hospital General Universitario de Ciudad Real, que se sitúa a la vanguardia de la medicina neurovascular en la región, y, según Antonio Pinar, “evidencia nuestro compromiso con la innovación y la excelencia en el cuidado de la salud al implementar la aplicación exitosa de técnicas avanzadas y la colaboración con expertos de prestigio”.
Comparte esta publicación


 
Política de Cookies
Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento del sitio web, y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar