Ruta por Castillos de Leyendas Históricas

síguenos en redes:
Puertollano Magazine
contra el cáncer

museo cristina garcia rodero
31Agosto 2021
Ruta por Castillos de Leyendas Históricas
La provincia de Ciudad Real es un paraíso de fuentes, alamedas, montañas llenas de selvas y animales fabulosos, ríos y lagos que conforman una diversidad forestal, cultural y geográfica que hace de sus aguas un reclamo para el turismo y el conocimiento. En sus castillos se ha formado la historia de España, aunque haya muchas leyendas alrededor de acontecimientos espectaculares. Llenos de batallas y de cuentos, a través de los milenios la inteligencia humana ha encontrado refugio, cultura y evolución tecnológica con la que ir preparando el futuro. Ahora, Turismo Ciudad Real nos recomienda una de las muchísimas rutas que podemos disfrutar para conocernos a nosotras y nosotros mismos. Con la Diputación Provincial como anfitriona les vamos a sugerir una con la que recorrer gran parte de nuestros casi veinte mil kilómetros cuadrados de extensión.
El recorrido que les sugerimos incluye desde el Neolítico, pasando por las Edades de los Metales, hasta el Barroco o el Neoclasicismo. No sólo les vamos a invitar a los castillejos del Bronce, sino a los palacios urbanos que dan cuenta del poderío de las Órdenes Militares y los grandes genios de la Armada de la Monarquía Hispánica.

En tiempos de los Atlantes

Según explicaba Platón en “La República” una vez que el Gran Cataclismo destruyó la civilización en la que muchos creen a pies juntillas, los supervivientes se desplazaron a muchos enclaves con los que habían comerciado desde su superioridad. Una vez despojados de su tecnología, tuvieron que conformarse con lo que encontraron por el camino. Subiendo los ríos que daban al atlántico, llegaron a refugiarse en zonas como las Motillas, que inauguraron el Cobre y que alcanzan su máxima expresión en la del Azuer, en Daimiel.

Emplazado en la vega del río Azuer que le da nombre, este singular y monumental yacimiento arqueológico, se ubicaba controlando y explotando un amplio territorio que permitía el acceso a recursos agropecuarios, y al abastecimiento del agua, preciado y necesario recurso captado desde el nivel freático, en lo que hasta la fecha es el pozo más antiguo de la Península.

En Puertollano, el Castillejo de El Villar es el homónimo del Azuer en el Ojailén. Este valle ha estado poblado desde las primeras culturas paleolíticas peninsulares, documentadas por los restos encontrados. Durante el período Neolítico no se conocen asentamientos en la zona; por el contrario, durante el Calcolítico se produce un gran desarrollo poblacional en los cerros y escarpes que circundan el valle.

Los Tartesos

Según muchas teorías y leyendas, los Tartesos representan el pueblo antiguo más civilizado que ocupó el suroeste de la península ibérica. En Granátula de Calatrava se encuentra el Cerro de la Encantada, un auténtico Nuraga como otros muchos que hay en la provincia y en islas como Cerdeña, Sicilia o Malta.

Sobre los las cumbres de Puertollano se conservan antiguos castillos que luego se fueron transformando y aprovechando hasta que quedaron obsoletos. No obstante, se han encontrado armas de bronce tanto en Santa Ana, como en en Azucena y el Camino de Santiago, auténticos tesoros.

Pero hay quien dice que la plata que Argantonio envió para adornar el Templo de Salomón nació en la multitud de minas y castillejos del Valle de Alcudia. Ocasión para visitar Sisapo en La Bienvenida (Almodóvar del Campo). También es buena ocasión para visitar otros pueblos y villas como Alamillo, y disfrutar esa maravillosa extensión agrícola y ganadera que tiene su continuación hacia valles cordobeses y pacenses.

Roma

Los castros romanos se sirvieron de lo que íberos y celtas ya habían heredado y mejorado. Por supuesto, la ingeniería de la Urbe inundó el orbe castellano-manchego Oretanos y celtíberos habían refinado sus costumbres y fortificado muchas zonas.

Después de Escipión algunos de estos enclaves, como Alarcos, cerca de Ciudad Real, el Cerro de las Cabezas, en Valdepeñas o incluso el subsuelo de otros castillos famosos. La Bienvenida y sus alrededores se convirtieron en fortalezas y residencias verdaderamente suntuosas. Villas romanas fortificadas están pendientes de ser descubiertas en los valles del Ojailén, el Montoro y Alcudia.

Edad Media

Con la caída del Imperio Romano los visigodos elevaron el rango de antiguas fortalezas hasta auténticos castillos. De hecho, esta abundancia, que luego mantuvieron y perfeccionaron los árabes andalusíes, dieron nombre, después de la reconquista cristiana a estas tierras y a la mayor parte de España: Castilla.

Precisamente la formación de las Órdenes Militares para recuperar castillos en poder islámico, dan nombre a muchos de estos enclaves. Salvatierra (Calzada de Calatrava), Calatrava la Vieja (Carrión de Calatrava), Calatrava la Nueva (Aldea del Rey), Pilas Bonas (Manzanares). Ahora se pueden visitar y disfrutar la historia yacente en sus ruinas y reconstrucciones, o vivir y disfrutar de ellos en el Parador Manzanareño y en la Torre de Doña Berenguela en Bolaños de Calatrava, donde se unen la cultura y la gastronomía de forma excelente.

Pero hablemos del castillo que da imagen a esta ruta. El de Montiel, a cuyos pies ocurrió la llamada Tragedia de Montiel. En ella pelearon, cuerpo a cuerpo, los aspirantes al trono de Castilla y hermanos, Pedro I el Cruel y Enrique de Trastámara, y se decidió la suerte de una larga guerra civil que asoló el reino castellano en el siglo XIV.

Construido en el siglo IX por los árabes, cerraba el paso al reino taifa de Jaén. Tuvo dos recintos, uno exterior, muy deteriorado, usado como barbacana, que conserva restos de algunas torres; otro interior, construido
por los cristianos a finales del siglo XIII o principios del XIV, que conserva grandes lienzos de cortinas y algunos torreones. En general se encuentra en mal estado, y amenaza ruina. Pero ahí se decidió el final de la dinastía Lancaster o Lanecastro, compartida por ingleses, franceses y castellano-leoneses tan ávidos de poder como de sangre y ambición para ellos y para sus respectivos pueblos.

Ventas alucinantes

Por último tenemos que recordar los muchos castillos que don Quijote confundió con simples ventas, o era al revés. En la Aldea de El Viso, el Marqués de Santa Cruz, compañero de batallas (Lepanto) con Miguel de Cervantes, quiso transformar una simple venta en un castillo renacentista y barroco que rivaliza con los de la Villa y Corte.

En Puerto Lápice, la Venta antigua del Camino de Madrid, se ha ido transformando, con el paso de los siglos, en una casa temática en la que los pellejos de vino son cabezas de gigantes, mientras sus cuerpos mueven los poderosos brazos para moler el trigo en Campo de Criptana.

Pero hay muchos otros castillos que visitar. Les proponemos que busquen sus propios itinerarios. Con la ayuda de
https://turismo.ciudadreal.es/ 

Comparte esta publicación


 
Política de Cookies
Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento del sitio web, y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar